jueves, 20 de abril de 2017

Un tratado nuevo



Tras semanas y semanas sin dando vueltas por las calles de Sevilla, alimentándome de restos que me encontraba y bebiendo de un pozo con agua; me topé con un cartel no muy llamativo que decía:

"Busco criado para que me limpie mi hogar y mis herramientas y escudos que aguardo en él"

Sin pensarlo dos veces cogí ese cartel y me fui en busca de esa casa, que según decía, estaba en el centro de la ciudad.
Anduve sin parar hasta llegar a una casa preciosa, con un gran balcón lleno de flores y con un tejado de ladrillo. Llamé a la puerta y un apuesto hombre la abrió:

- ¿Qué desea jovencito? - me dijo educadamente aquel hombre.
- Vengo para limpiarle su hogar y herramientas, como bien dice su cartel.
- ¡Oh! por fin alguien viene, pasé por favor.

Por su vestimenta y si forma de hablar pensé que era un noble, aunque no lo sabía seguro.
Al entrar me quedé atónito, era la casa más bonita que había visto jamás.

- Tu cuarto está arriba a la derecha, dúchate y ponte la ropa que te he dejado sobre tu cama.- me dijo el hombre.

Asentí y seguí sus órdenes, sin lugar a duda este señor era un Omitir

Me duché en aquella bañera, no me podría creer que me estaba lavando en esas condiciones. Luego me vestí corriendo y bajé para ponerme a limpiar.

Tras cinco horas limpiando sin parar, mi amo me llamó para que comiese. Estaba muerto de hambre y ese olor a pavo me producía más, pero no me hice muchas ilusiones, ya que probablemente me daría tan solo una porción como la mitad de un dedo u otra cosa.

- Siéntate aquí. - me dijo con una sonrisa.
- Vale, por cierto, ya he limpiado  la parte de arriba de la casa.
-Estupendo, muchas gracias, ahora come.

Me quedé sin habla, me había puesto un plato entero lleno de pavo. Hasta el momento fue el mejor día de mi vida.

Cuando comí me mandó a mi habitación para que durmiera. Aquello era increíble, todo era perfecto, al fi trabajaba bien y de recompensa me daban comida, aseo y una cama donde dormir.

Cerré los ojos y a los pocas segundos noté como me movían bruscamente y una voz muy familiar me decía:

- ¡Despierta, que tienes que hacer cosas!

En ese momento abrí los ojos y me encontré en otro lugar, encima de un bloque de paja y delante mía al ciego.
Por tremenda desgracia, todo fue un sueño y seguía con el hombre de los bellos ojos blancos.

lunes, 3 de abril de 2017

Foto artística con su pie de foto


Esta actividad consiste en hacer una foto artística y elaborar un pie de foto que estuviese relacionado con ella.

Esta es mi foto y mi pie de foto


                                     El vigilante del pueblo


jueves, 23 de marzo de 2017

Ficha del Lazarillo de Tormes

FICHA PERSONAL DEL LAZARILLO DE TORMES

Nombre completo: Lazaro González Pérez

Apodo: Lazaro de Tormes           Edad: 8 años     Sexo: Masculino

Lugar de nacimiento: En el río Tormes      Residencia: Tejares, Salamanca
  
Fecha en la que vive: Siglo XVI             Clase social: Baja (pobreza)

Profesión: Ninguna, es un pícaro.

Características:

¿Temerario?   Sí    ¿Cauteloso?   Sí    ¿Inocente?   No ¿Introvertido? No    ¿Extrovertido?  Sí    ¿Dominante? No ¿Obediente?   No    ¿Moralista?   No   ¿Sumiso?    No   ¿Travieso?     Sí     ¿Astuto?       ¿Ingenioso?   Sí     

Otras características: Inocente, hambriento...
Datos familiares:
Nombre de la madre: Antona Pérez
Nombre del padre: Tomé González
Profesión del padre: Arriero
Profesión de la madre: Ama de casa
¿Hermanos?: Uno


Otros datos: Esta muy delgado debido a que sus amos le maltrataban dejándole sin apenas comer y con muchas cicatrices debido a que le pegaban.




Comparación entre los picaros del siglo XVI / XXI y de la actualidad

Los pícaros del siglo XVI se definía como persona nacida por la pobreza, sin embargo en el siglo XXI se define como perversión. En el siglo XVI, los picaros robaban, sobretodo a sus amos, para poder alimentarse, sino se morían de hambre ya que eran pobres (clase baja), como por ejemplo Lazarillo de Tormes ; pero las personas del siglo XXI se comportan con astucia, disimulo y con un determinado fin, como por ejemplo Iñaki Urdangarín.
Otra diferencia es que los pícaros en el siglo XVI es que contar de tener comida  hacían todo lo posible por comer, incluso a través de engaños; pero en el siglo XXI los pícaros engañan con otro determinado fin, como dije anteriormente, pero no tiene nada que ver con el hambre ni ninguna otra necesidad.
En este caso, he puesto como ejemplo del siglo XVI al Lazarillo de Tormes, un niño pobre de la clase baja que tubo varios amos los cuales no le daban apenas comida, y el tuvo que robarles la comida para poder sobrevivir y no morir de hambre; y el ejemplo que he puesto para el siglo XXI es Iñaki Urdangarín que realizó unos negocios sospechosos y actualmente lo esta investigando el juzgado.

En conclusión, los pícaros de estas dos épocas no son parecidos, ya que el del siglo XVI lo hacen para sobrevivir mientas en los de el siglo XXI no.